lunes, 25 de junio de 2012

Club de lectura en Oporto


El pasado sábado 23 quisimos despedirnos de los grupos del club de lectura del instituto visitando una ciudad a la  que siempre da gusto volver: Oporto. En esta ocasión nos recibía con un ambiente especialmente festivo ya que esa noche se celebrababa San Juan, una fecha muy especial en  la que la ciudad que se viste con guirnaldas de colores mientras espera los fuegos artificiales y las hogueras de la noche.
Como contabamos en el grupo con Joana, una alumna portuguesa, pudimos enterarnos de unas cuantas tradiciones relacionadas con esta fiesta. Nos habló del majarico, un pequeño arbusto que se compra la vispera para dar buena suerte, que suele ir acompañado de unos versos dedicados al santo.Y ciertamente, encontramos esta pequeña planta por toda la ciudad; a la venta en tenderetes, como motivo decorativo en escaparates e incluso, en las manualidades de los colegios que pudimos ver en la biblioteca municipal Almeida Garret.
Joana nos contó también la costumbre de golpear las cabezas con unas flores moradas llamadas ajos deseando suerte  aunque de un tiempo a esta parte, parece que los martillos de fiesta, que encontramos en puestos por toda la ciudad, han modernizado un poco esta tradición.
Sobre la fiesta de San Juan en Oporto leemos más cosas en este artículo.
¿Y qué hicimos en Oporto?. Lo primero, quedarnos maravillados por sus calles y los edificios que convierten esta ciudad en Patrimonio de la Humanidad. Quisimos llevarles a la estación de tren de S. Bento, un lugar muy bonito en el que desde las paredes unas ilustraciones en azulejos de cerámica azul nos hablan de la historia de Portugal. Ahi, nuestro primer encuentro con los libros que pudimos ojear en una librería situada en la misma estación.

Desde la estación de tren nos dirigimos a la conocida Librería Lello e Irmao, una joya que se mantiene en pie desde principios del siglo XX y una visita obligada para aquellos que vieron las películas de Harry Potter porque alguna de sus escenas, según dicen, se rodaron allí. Una maravilla subir su escalera y asustarse cada vez que una voz nos decía "No photos"
La hora de la comida nos llegó en los jardines del Palacio de Cristal, un rincón inmejorable para comer a la sombra  porque ese día por fin el calor veraniego se hacía notar. Hablamos de un montón de cosas, nos conocimos un poco mejor todos y hasta hicimos nuevos amigos: un pavo real que nos regaló una estupenda vista de su plumaje abierto. En la sobremesa las alumnas jugaron a las cartas y escucharon e intentaron traducir algunos poemas de los libros que nos habían dejado en la biblioteca del IES Ribeira do Louro en lengua portuguesa, leídos con distintos acentos por Joana y Mariana.
Después de un paseo por los jardines desde los que se avistaba una preciosa vista de la Ribeira pudimos visitar una biblioteca municipal que se encontraba allí mismo- BM de Almeida Garret- que nos sorprendió mucho por sus espacios, modernidad y el ambiente acogedor que emanaba.

Por último, una visita relámpago al Museo Nacional Soares dos Reis, uno de los museos más antiguos de Portugal que cuenta con verdaderas joyas de la pintura, las artes decorativas  y la escultura del país. No contabamos con el tamaño del mismo, así que nuestra guía se vió apurada para resumir la colección y la historia del edificio en menos de una hora. Queda pendiente otra visita porque la verdad es que merecía la pena.
Y para acabar el día, una foto de grupo que nos tomó un despistao que pasaba por allí. !Menuda panda!( por no hablar de la revolución que montaron todas ellas con los coches que pasaban por allí con concierto de claxóns y baile de saludos)


!Feliz verano y hasta  el curso que viene!

2 comentarios:

Jota dijo...

Es la leche lo que curra esta gente. La profesionalidad se lleva en silencio.

biblioteca dijo...

Le dijo la sartén al cazo...