miércoles, 21 de noviembre de 2012

Jezabel


Recién llegada a la biblioteca, esta novela de Irène Némirovsky nos presenta una viuda de la alta sociedad de extraordinaria belleza llamada Gladys Eysenach  que se enfrenta a la justicia acusada de asesinato. La víctima es un estudiante desconocido y con pocos recursos al que acusan de ser su último amante. 
El caso genera una gran curiosidad; mientras en la sala se barajan multitud de hipótesis sobre las razones de Gladys, ella  rememora una parte de su vida. Desde su infancia con una madre despótica y carente de amor hacia ella- tal vez un retrato de la madre de la propia escritora- hasta el momento que marca un antes y un después en su vida: el descubrimiento del efecto que su belleza ejerce sobre los hombres. Un atributo que la convierte en una mujer egoísta y superficial a la que todo el mundo debe adorar. Pero el paso de los años no perdona a nadie y aunque tiene una fisionomía excepcional, no puede evitar que su hija deje de parecer una adolescente y que a su alrededor comience a cuestionarse la edad de ambas.
¿Y por qué el título de este libro es Jezabel?. La única alusión a este nombre es una frase del estudiante en el momento de morir. Buscando en la red, nos enteramos de que Jezabel era un personaje bíblico del Antiguo Testamento;  una reina ansiosa de poder y de vida licenciosa que intentó desbancar el culto de Yahvé en Israel.

Un personaje bíblico femenino cuya sensualidad es sinónimo de pecado que como Salomé  ha inspirado diferentes versiones. En el cine da título a una película protagonizada por Bette Davis y en la música, fue cantada por  Edith Piaf.

Ahora ya solo os queda dejaros seducir por sus encantos y disfrutar de la novela.

No hay comentarios: